• RLI

Madrid, escenario de la redefinición estratégica de Red Legal Iberoamericana.

Publicado en Confilegal - Luis Javier Sánchez

Julio Veloso, socio mercantil de Broseta y responsable de la actividad internacional del despacho, junto con Santiago Trillos, abogado de Bogotá fichado de forma expresa para llevar el día a día de la Red Legal Iberoamericana.


Integrantes de la Red Legal Iberoamericana (RLI) se encuentran estos días en Madrid para asistir a la Asamblea General de esta entidad y àra colaborar en un evento que tendrá lugar hoy, organizado por Legal 500, del que Broseta es anfitrión y que pretende homenajear a los principales abogados de empresa, conocidos como «inhouse», «General Counsels» que trabajan habitualmente en Iberoamérica.


El "GC Powerlist Madrid: Latin Specialists 2022", que es como se ha bautizado ese evento, es la primera vez que se organiza en nuestro país, aunque ya se ha realizado en otras jurisdicciones con anterioridad.


La RLI, que acaba de cumplir sus primeros 9 años de existencia y de la que Broseta -firma española- es uno de sus motores principales, está compuesta por 18 despachos de trece firmas de diferentes países, que, en total aglutina a 800 abogados, y a la que acaba de incorporarse el bufete argentino Tanoira Cassagne, con su socio Pablo Rivas a la cabeza


Esta Red es un modelo peculiar de red, que se diferencia de otras existentes en el mundo y que agrupan abogados de forma indiscriminada como Lexmundi o parecidas. Hay otras más especializadas como Ius Laboris en materia laboral y otras de carácter regional que en el caso de Iberoamérica solo están ubicadas en Centroaméríca. También hay despachos que han creado su propia red.



Julio Veloso, socio de mercantil de Broseta es el responsable de la actividad internacional del despacho. Desde hace unos meses comparte la dirección de la RLI con Santiago Trillo, abogado de Bogotá fichado expresamente para llevar el día a día de esa corporación de juristas.


"Desde que se puso en marcha esta iniciativa hemos ofrecido un servicio integrado como si fuésemos una única firma. De hecho, esta reunión de Madrid es para fijar la estrategia para los próximos meses porque es evidente que se avecina una crisis económica y eso va a repercutir en nuestros clientes, con lo cual debemos estar preparados para darles servicios", indica Veloso.


Para Trillos, abogado colombiano, "en Latinoamérica se valora mucho la independencia de cada firma legal y su desarrollo como despacho jurídico. En estos meses de pandemia el uso de las herramientas tecnológicas nos ha mantenido muy en contacto, lo que ha impulsado la colaboración entre los miembros de la RLI y compartir iniciativas y clientes".


De hecho la incorporación de este experto a la RLI, en mayo del 2020 en plena pandemia, viene dado por la necesidad de contar con un profesional que gestione la actividad de esta entidad, al mismo tiempo que sirve de nexo de unión entre todos los despachos que lo integran por el momento. Es una manera de profesionalizar la gestión de esta red de abogados.


Al mismo tiempo la RLI tiene un Comité Ejecutivo en el que se encuentran representados cinco firmas de la propia entidad representados y donde también participa el propio Santiago Trillos que al menos tiene una reunión mensual física o virtual.


Junto a este órgano ejecutivo también existe la Asamblea General en la que participan todos los miembros de la red y que ahora celebra su reunión en Madrid. Son dos las reuniones de este tipo que tienen lugar cada año; una en marzo que coincide con la reunión de la «International Bar Association» de marzo y otra en octubre que en los dos años anteriores a la pandemia tuvo lugar en la capital de España.


En estos días de estancia en Madrid, los profesionales que configuran la RLI están analizando la actividad de los últimos meses, con el ánimo de mejorar a nivel interno en cuanto a la forma de trabajar y ser más eficiente y poder impulsar relaciones más fluidas con las empresas clientes a las que se presta servicio por uno o varios socios de esta entidad.


Uno de los temas que siempre surge en este tipo de reuniones y que aclara Veloso tiene que ver con "mejorar la forma de generar negocio entre los miembros de la red, cuestión clave en este tipo de entidades porque de lo que se trata es de ampliar tu cartera de clientes y poder ser referenciado en cualquier lugar de América Latina".


Desde la propia RLI se han organizado diferentes grupos de trabajo para impulsar las distintas iniciativas de esta entidad jurídica. Así se han preparado informes detallados relacionados con el «Compliance»; sobre las garantías financieras de los países que configuran la red, otro sobre cómo hacer negocio y aquellas cuestiones prácticas a considerar si se hace negocio con países que pertenecen a esta red, entre otros documentos.


En un escenario de cinco años, la RLI quiere ser uno de los referentes a tener en cuenta cuando cualquier empresa necesite ayude legal en América Latina. Es la única red que cubra toda esta región latinoamericana. Al mismo tiempo, los planes pasan por cubrir toda esta región y posicionarse en Venezuela y Bolivia, con firmas que se incorporen a esta red internacional.



La aplicación del «Compliance», una práctica en auge en toda Iberoamérica, se ha convertido en elementos clave de la gobernanza de las empresas para salvaguardar su reputación en el caso que se produzca alguna conducta irregular, junto con el auge de las nuevas tecnologías, lo que conlleva la necesidad de cumplir ciertas normativas tanto nacionales como globales en materia de protección de datos y de ciberseguridad.


En este contexto, los socios de la RLI también han puesto en foco en uno de los fenómenos de moda como son los criptoactivos y los NFT que se han hecho un hueco en esta economía globalizada. Preocupa mucho la fiscalidad de estos activos tan volátiles.


A este respecto, un despacho como Broseta, acaba de poner en marcha un grupo interdisciplinar en el seno de la firma para poder entender este fenómeno tan transversal y luego poder ofrecer asesoramiento a sus empresas clientes como ya lo hacen otros despachos de abogados en estos momentos en nuestro país.


La tercera cuestión que ocupa estos juristas tiene que ver con el concepto de ESG. Los bufetes de abogados y departamentos jurídicos corporativos se han visto afectados por el crecimiento sin precedentes de las iniciativas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG).


De hecho ya hay estudios como el recientemente publicado. «El abogado del futuro 2022» incluía preguntas para los profesionales del sector legal sobre estas demandas, las medidas que están tomando para abordarlas y su grado de preparación.


Desde RLI se advierte que los criterios ESG se han convertido rápidamente en una demanda importante y concreta para los bufetes de abogados y departamentos jurídicos corporativos, y seguirá creciendo.